Desde nuestro origen, con la unión como esencia de todas las personas que formamos la Cooperativa, compartimos nuestro deseo de un próximo año cargado de salud y esperanza.

Covap le desea una feliz navidad y un próspero año nuevo.

Acción Solidaria

"Dona tu encina" es un proyecto que nace del amor por la tierra y los animales vinculados a ese espíritu de unión transmitido de generación en generación entre las familias ganaderas.

El Valle de los Pedroches considerado el mayor encinar del mundo con más de 300.000 hectáreas de dehesa continuada repleta de encinas milenarias, es el pulmón de nuestro territorio y uno de los mayores tesoros naturales de España.

En el compromiso de la Cooperativa por la sostenibilidad se encuentra seguir velando por la conservación de su dehesa y mantener vivo este paraje que hace en el territorio un entorno único.

Para seguir manteniendo viva nuestra dehesa puedes formar parte de nuestro proyecto. "Dona tu encina", donde compartiendo nuestra felicitación navideña ayudarás a plantar y dar vida a nueva encina en el Valle de los Pedroches.

El Dehesafío

Proyecto "dehesafío"

La Cooperativa colaborará con el proyecto "El Dehesafío", una iniciativa creada por la Fundación Prode con el objetivo de mejorar el encinar del Valle de los Pedroches y apostar por la integración de persona con discapacidad.

El Proyecto "El Dehesafío", ha contribuido a la regeneración del arbolado de mediante la plantación de más de 1.100 nuevas encinas en más de 50 fincas en la dehesa del Valle de los Pedroches.

El Dehesafío

COVAP dona

98

Gracias por ayudar a plantar nuevas encinas en el Valle de Los Pedroches

Cuenta la leyenda que hubo un tiempo en el que un inmenso mar de encinas se extendía más allá del horizonte en un lugar emblemático, el Valle de los Pedroches. Hace más de 3.000 años este enclave unía cada año a dos antiguos pueblos de nuestra península, para cumplir con un maravillo ritual, la celebración del solsticio de invierno.

Mandala el Origen de una Leyenda
Encina

En esa noche, la más larga del año, se sentaban a esperar la salida del sol bajo las ramas de la encina más longeva, adorando a este árbol que consideraban sagrado, ya que otorgaba su preciado fruto, símbolo de abundancia y prosperidad.

Encina